La lactancia y el regreso al trabajo

La lactancia y el regreso al trabajo

Volver al trabajo después del periodo de maternidad es quizá una de las etapas más difíciles para una madre que labora fuera de casa. Por un lado, la parte emocional de la separación de su bebé por unas horas, y por otro, la preocupación de afectar la lactancia materna con su ausencia.

Aquí te damos algunas recomendaciones si estás en esta situación:

* Si trabajas cerca de casa pide a algún familiar que te acerque al bebé para continuar amamantándolo.

* Si no es posible, empieza a extraer la leche y almacenarla dos semanas antes del regreso al trabajo para cubrir los primeros días.

* La leche materna extraída debe conservarse en recipientes limpios y con tapa; rotulados con fecha y hora de la extracción para el control de su consumo.

* La leche puede almacenarse a temperatura ambiente hasta 8 horas, en un lugar fresco. En la refrigeradora tiene una duración de 24 horas, y en el congelador hasta 3 meses.

* La leche almacenada se calienta a baño maría. No se hierve ni se calienta en microondas porque pierde sus propiedades.

* La leche congelada debe bajarse a la refrigeradora el día anterior, sin dejarla a temperatura ambiente porque puede contaminarse.

* Si observas que la leche se separa en dos fases, no implica que esté cortada, solo hay que mezclarla bien para que se vuelvan a unificar sus componentes.

* Lo ideal es que una semana antes se comience a dar al bebé la leche con una cucharita o vasito, para evitar el uso del biberón.

* No es recomendable dar a los niños menores de un año leche entera de vaca. La opción luego de la leche materna, son las fórmulas infantiles que no es otra cosa que leche de vaca modificada para cubrir las necesidades nutricionales de los lactantes a esa edad.

La lecha materna es el mejor alimento que puedes ofrecer a tu hijo, y todos los esfuerzos para lograr que el niño pueda recibirla bien valen la pena. Apóyate siempre en la orientación del pediatra.